Viaje a Perú por Yvonne Bagnis

DSCN0021

Desde niña quería conocer Perú y sentía que no podía conocer el mundo sin antes conocer Machu Picchu, el lugar que me apasionaba conocer de niña.   Hasta hace muy poco pude o me decidí a cumplir mi sueño.  El viaje me cambió, a mí y a mi marido.

Aprendí muchas cosas útiles antes de mi viaje gracias a amigos que habían ido previamente y que, de verdad, fueron muy útiles:

  1. Comprar con anticipación los boletos de Machu Picchu y elegir entre las 3 opciones: el boleto general, la montaña Machu Picchu 3,082 m.s.n.m.y la Huayna Picchu 2,693 m.s.n.m.  En ambas subes aproximadamente 2 km (lleva mucha agua) pero en la Huayna Picchu subes más metros en vertical.  La vista de la primera es mejor, por la altura.
  1. Comprar con anticipación los boletos del tren a Aguascalientes Machu Picchu. Yo recomiendo comprar los de Inka rail que salen de Ollantaytambo.  1, porque su versión económica es más confortable y linda que la de Perú rail y 2, porque pasar el día o la tarde en Ollantaytambo, vale la pena.
  1. Viajar ligero a Machu Picchu, un suéter o chaqueta ligera, agua, barritas o semillas, galletas, repelente, bloqueador y sombrero. Lo mejor es la primavera. En verano llueve mucho.
  1. Sacar dinero directamente de los cajeros y no perder dinero en el cambio de divisas: pesos-dólar-soles.
  1. Lo que recomiendo es llevar desde México mezcla de nueces, cacahuates, frutos secos que te darán energía y con lo que ahorrarás mucho dinero.
  1. Llevar una botella de agua o un termo y llenarlo en los hoteles, hostales y posadas.
  1. Puedes comprar tus vuelos a Cusco desde Lima por LCPerú que es muy cómoda, amable y llegan en tiempo.
  1. No compres tours desde México para visitar todo, son muy caros y si lo haces por tu cuenta es mejor y vas a tu paso y tiempo.

DSCN0193

A mi marido lo motivó, tremendamente, subir la montaña Machu Picchu.  Además de que los paisajes son esplendorosos, donde de verdad vale lo que se paga, lo motivó a no dejar las cosas a medias.    A mí me llenó de energía la ciudadela, ver plasmada la historia de la poesía quechua de las clases de literatura que imparto; pero lo que realmente me cambió fue la gente: el amor por su raíces, su misticismo, el conocimiento de la herbolaria, los vegetales: el maíz, la papa y los tés.    Los tachocan, que son botes de basura en los parques, especiales para las heces de las mascotas y ver las calles limpias y su enorme reciclaje.

Las creencias incas: aprende, ama, trabaja.  No mientas, no robes, no seas flojo.  El mundo de los dioses, el mundo de los vivos, el mundo de los muertos… eso me contagió: creer.  Y regresé con ganas de cambiar aunque sea un poquito mi alrededor.

Si bien en Perú que hay que tener cuidado al cruzar las calles -manejan demasiado atrabancados- para tomar un camión urbano o el tren metropolitano (onda el metro bus) la gente se forma y no se avientan para llegar primero.   Con los taxistas hay que andar a las vivas, regatear de preferencia (ellos saben que lo harás) y dejar acordada la cantidad, porque si ellos dicen 10, tú dices 8 y al final arreglan en 9, al llegar él te cobrará 10, así que dejarlo claro.   En Lima es mejor tomar taxis fuera del aeropuerto, los de adentro te cobran en dólares y te ven la cara de europeo.  Ahí sí hay que andar muy listo con las tarifas de taxi que son altísimas.  Si llegas de día sal a la avenida y busca un auto, no hay Uber.   En Cusco el aeropuerto es pequeño así que basta con cruzar el estacionamiento para toparte con la avenida y tomar un taxi al centro que no debe cobrarte más de 8 soles.  Moverte en camión en Lima es fácil y económico, la gente es amable y  si les pides que presten su tarjeta del metropolitano (metro bus) para acceder, seguro lo harán y puedes atravesar, básicamente, la ciudad entera.

IMG_9425

Tanto en Lima como en Cusco hay mucho que ver: museos, edificios, galerías, iglesias, la playa, sitios arqueológicos, etc..  Nosotros fuimos una semana y no nos alcanzó el tiempo mas que para lo básico, creo que 15 sería lo ideal.   En Cusco te venderán un pase turístico para visitar sitios arqueológicos y museos, te dirán que en unos cuantos días harás el recorrido pero en verdad el pase es para 10 días, si vas con poco tiempo compra los parciales. Ojo, muchos museos que valen la pena no entran en el pase turístico.   Los mercaditos de artesanía son muy económicos y precios parecidos entre Cusco y Lima.

Comida

Tienen una variedad interminable.  No probé muchas cosas porque somos vegetarianos pero tienen una variedad de vegetales y sabores, fabulosa.  Lo mejor son los menús (comidas corridas) que salen entre 6 y 15 soles y que no te sorprenda que el “segundito” pueda ser cuyo y la bebida un té, un mate o agua tibia de sabores, es raro pero tiene mucho sentido para la digestión.  Comer en Aguascalientes es muy caro.  Busca menús –el mercado no es muy higiénico –y vete bien desayunado, porque los precios de los restaurantes son altos y no hay mucha variedad.  En Ollantaytambo puedes tener una rica cena romántica y el lugar se presta para el romance.

En Cusco y en Lima hay montones de tours que salen a diversas ciudades y sitios arqueológicos, así que puedes tomar uno que te deje en Ollantaytambo y de ahí partir al siguiente día Machu Picchu.   Hay recorridos con diversos precios si quieres con comida o no, algunos valen la pena, otros no, revisa varias agencias, abundan en el centro de Cusco.   En Cusco sale un tour para ver la ciudad y visitar un pequeño santuario animal llamado: Cochawasi. Vale la pena, podrás estar a metros del cóndor, ejemplares majestuosos.

DSCN9979

Muchos dirán que Lima no es tan bonito, a mí se me hizo precioso, vale la pena visitar Barranco, un barrio bohemio excelente para visitar en pareja, cenar, caminar y enamorarte otra vez en el Puente de los suspiros.   Miraflores y su narrativa urbana y el centro de la ciudad que es interminable.

Para llevar recuerditos a México puedes ir a los mercados  y comprar hierbas para hacerte mates o bien, visitar los súper mercados como el Metro y comprar filtrantes (bolsitas de té), dulces de maíz, pisco, etc.  Y en los súpers puedes comprar cosas para tu viaje: bebidas, pan, galletas, dulces que son más económicos que en las tiendas para “turistas” donde todo es más caro.   En el mercado de Cusco ten a la vista tus pertenencias, no andes con la cámara a la vista y trae tu cartera en los bolsillos de adelante.

De ahí en más creo que para conocer Perú –tomando tus previsiones de los boletos para Machu Picchu –es ir con la mente abierta.  Aceptar que como mexicano te darán una lección de cambio, de un pueblo que ha sabido transformarse y que está en vías de ser mejor.

Y el plus, claro, fue tomarme una foto con las llamas al estilo: Ola ke ase, por qué no.   Abundan en todos los sitios arqueológicos tanto las llamas como las alpacas; en las ciudades van muy guapas con adornos al cuello y en la cabeza, desde las crías hasta los adultos.  Una foto que no debe faltar en tu carrete.

Hemos de volver, recorrer paisajes que no vimos  y estamos seguros nos motivarán aún más.  Las lecciones fueron muchas, los regalos de la naturaleza aún más.  Así que estoy preparada para: aprender, amar y trabajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s