Cosas que aprendí viajando con mi hermano 

Por María Reigosa

Todo el mundo dice que cuando recordamos disfrutar de la familia, ya es demasiado tarde. Yo lo recuerdo muy a menudo, pero los miles de kilómetros de distancia entre mi familia y mi lugar de residencia actual no me permiten disfrutar de ellos como quisiera. Así que nos inventamos modos muy creativos para poder vernos alguna vez al año, como por ejemplo la idea conjunta entre mi hermano y yo de irnos de viaje a Costa Rica 15 días. Ya que nos queda a casi medio camino a los dos (Él vive en España y yo en EEUU), ¡otros se lo montan peor!

Después de muchos años sin viajar con mi hermano, nos lanzamos en un intenso dueto de viaje, y estas son las 8 cosas que aprendí viajando con él:

1. Uno puede ser uno mismo el 100% del día ( y quejarse el otro 100% también).

DSC_0117

Y es que entre hermanos ya no queda mucho que ocultar. Viajar con mi hermano fue una de esas experiencias ‘religiosas’, encontrando el balance para que mi hermano no me odiase después de tanta convivencia  y viceversa.

2. Si te quedas en la ruina, adivina ¿qué? ¡Estás viajando en familia! 

DSC_0186

Me ha pasado alguna que otra vez, hacer mal los cálculos y llegar a algún lugar sin dinero, y la verdad es que a veces te puedes ver en situaciones un tanto comprometidas teniendo que pedir dinero a amigos o desconocidos. Cuando viajas en familia como que se hace mas fácil este paso, ¿verdad?

3. Máxima confianza para expresarse durante el viaje.

DSC_0028 copy

Si algo no te parece bien del viaje, de la ruta escogida, o demás, lo dices sin pensarlo mucho. Esta es una comodidad infinita. Todos sabemos que cuando viajamos con más gente muchas veces dejamos de ver o hacer cosas, por no cambiarle los planes o la ruta a tu compañero (de ahí la importancia de tener muy claro con quien viaja uno). Mi hermano y yo, aparte de que teníamos más o menos claros los sitios que queríamos ver, hubo momentos en los que hubo cierta libertad para expresar preferencias y adaptar la ruta a los dos.

4. Sacarás más fotos que nunca.

DSC_0154

Te puedes sacar las 36’475,786 fotos que llevas deseando desde que empezaste a viajar. Desde todos los ángulos y posiciones. Total, nadie te ha visto hacer más el ridículo en tu vida que tus hermanos.¿Cuántas veces os habéis quedado sin ‘aquella’ foto por vergüenza a pedirle a alguien hacerla? La cual en tu cabeza era espectacular, pero para ello necesitabas hacer mil acrobacias…Bueno, eso entre hermanos, no pasa.

5. Te recordará porqué sigues sin novio formal, y tú se lo recordarás a él. 

DSC_0109-001

En serio, si sigues solter@ esto es una muy buena práctica para querer seguir estando solter@. Viajando 24 horas al día juntos y sin descanso, puede llegar a ser bastante intenso. Mucha gente se creyó que estábamos de luna de miel, o que éramos pareja. Ni tan lejos de la realidad, me imaginé la intensidad de viajar con tu pareja de verdad. Todo eso que leemos sobre que viajar en pareja sirve para saber si la relación es para siempre o no, tiene mucho de cierto. A mi hermano y a mi no nos queda más remedio que seguir fraternalmente unidos, pero como pareja no hubiésemos tenido mucho futuro (jaja). 

6. Aprenderás cuánto has cambiado en estos años lejos de casa. 

DSC_0189

Y es que tu te recuerdas en relación con tu hermano, como aquella niña de no más de 10 años. Ahora, ya en tus 20 y con mucha más experiencia, me di cuenta de que todo este tiempo se ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Y que ya estoy muy lejos de aquella niña que bailaba las canciones del Caribe Mix 2001. 

7. Las conversaciones han dejado de ser sobre quién tiene derecho al mando de la televisión.

DSC_0114

Ahora las conversaciones han pasado a un intento de arreglar el mundo, con las ideologías y convicciones de cada uno. Como en cualquier viaje que hacemos, crecemos de alguna manera. En este viaje, además de aprender una cultura nueva, dió para profundizar en temas y puntos de vista, que le han dado un cierto gusto a esto de ir creciendo juntos a mis hermanos. De repente, te encuentras hablándole a tu hermano sobre política, educación y guerra.

8. Da igual cuanto tiempo sea que pase hasta volver a vernos, tener un hermano y poder viajar con él es simplemente genial. 

DSC_0031.jpg

 

 

_

Maria Reigosa, maestra de Educación Infantil, realizando un master en investigación educativa en California. Redactora en Quiero Volar-Comunidad Viajera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s