“Viajando en Dos Llantas” por Roberto Gallegos (Viajero del Mes – Enero 2016)

El día irradia belleza. El sol ilumina las montañas y los cerros que nos rodean. El viento sopla a nuestras espaldas. Disfrutamos del paisaje que no es particularmente especial, ni mucho menos famoso pero que no deja de ser especial.

Tenemos todo el tiempo del mundo. Ningún horario que cumplir, ningún camión que perseguir o estación de tren al que debemos de estar. Vaya ni siquiera tenemos que preocuparnos en reservar un cuarto en un hostal para dormir en la noche.

 
Viajamos dos y nos movemos en silencio. Y aunque estamos en un país lejano a nuestro hogar, después tan sólo estar un par de semanas en él nos permitimos engañarnos a nosotros mismos y sentirnos un poco locales. A veces pasan días sin ver a otro turista, tanto que hasta extrañamos practicar nuestro inglés. Esa noche vamos a querer cocinar pero de momento me como todo un paquete de galletas sin ningún regordimiento.

 
Estamos en Turquía sobre la carretera D330 a unos 140 km de la ciudad más cercana Denizli. Nos dirigimos hacia Ankara, la capital de ese país. Mi novia Annika y yo viajamos en bicicleta. Somos lo que muchas personas conocen como bici viajeros. En nuestras bicis cargamos los 25 kilos que necesitamos para poder sobrevivir en casi cualquier clima que nuestra ruta nos lleve. Llevamos ropa, dos pares de zapatos, chamarras, trajes de baño, herramientas, refacciones, comida, botanas y hasta libros entre otras curiosidades que hacen de nuestra ruta, nuestra propia casa.
En realidad no estamos haciendo nada nuevo, de hecho la primer persona que le dio la vuelta al mundo en bici fue un tipo llamado Thomas Stevens en el año de 1884 en un biciclo equipado con un revolver y un abrigo de lana que también usaba como casa de acampar. Desde entonces viajar en bici ha crecido de una manera exponencial.

El día se pasa pedaleando. El sol va perdiendo fuerza y se va acercando la noche. Ese día recorrimos 80 km, en un periodo de 6 horas sobre la bici. Almorzamos un delicioso gozleme (un pan plano que se asemeja a una tortilla de harina rellena de queso). Los Mexicanos podrían decir de que se trata de una quesadilla a la turca. Se la compramos a una señora chistosa que nos hablaba en turco muy alto pensando que así podríamos entender lo que nos decía. Creo que se frustro de que no la entendiéramos pero nunca perdió la sonrisa. Ella tenía su propio puesto sobre la carretera.

 
Durante el almuerzo nos paramos y estacionamos nuestras bicis recargándolas en las vallas de protección de la carretera. La vista era espectacular, formaciones rocosas que crean cuevas que hasta servirían para poder dormir dentro de ellas. Era muy temprano, por eso decidimos seguir. Después recordé que estábamos relativamente cerca a Capadocia, aquélla ciudad mágica en Turquía donde los hoteles son cuevas y la ciudad parece Tatooine, el planeta imaginado por George Lucas, en donde vivía Luke Skywalker en el imaginado mundo de la saga de Las Guerras de las Galaxias.

 

Le dije a Annika que teníamos que buscar un lugar para acampar pronto. Decidimos meternos a a un caminito que nos adentraba hacía los campos de cultivo. Se hacía cada vez más oscuro, y no había donde poner nuestra casa de acampar. Finalmente encontramos un árbol y una pequeña área verde. “Perfecto!”, le digo a Annika. A lo lejos un tractor trabajando la tierra.

Le digo a Annika, “ Mejor voy a pedirle permiso para acampar aquí”. Me acerco y se baja un
muchacho de unos 19 años.

Le digo con mi turco limitado, “Hi, çadır problem war?” Me contesta, “Hello, problem yok”. Sonrio y me regreso, así de fácil fue. Sacamos nuestra cocina portátil y hacemos sopa. Caliento agua, mientras Annika tienda la carpa y mete los sacos de dormir. Yo corto cebolla, tomate y zanahoria. El agua hierve y meto todos los ingredientes.

Tenemos hambre y nuestra comida simple se ve como un manjar. Pasan quince minutos y casi todo esta cocido, todo menos las zanahorias, no nos importa y comemos. La noche ya esta aquí y las estrellas se ven alucinantes. Después de cenar nos metemos a la cama y en pocos minutos nos dormimos. Ha sido un día muy bello.

APARECEN LUCES! Se escuchan ruidos a fuera de nuestra casa de acampar. Nos asustamos un poco. Estamos un poco desconcertados y Annika mas valiente que yo brinca de la casa de acampar hacia afuera. Yo me asomo pero no puedo ver nada, la luz me ciega. Se escucha una voz joven que dice algo en Turco que no entiendo. Apaga las luces y poco a poco mi retina empieza a darle forma a la imagen que veo. Son dos jóvenes sosteniendo una Pepsi y cuatro vasos de plástico. Me siento tonto. Annika se voltea y me dice, “ Es el muchacho de la tarde, regreso con un amigo para darnos refresco!” Me río y nos acercamos a ellos, nos ofrecen algo de tomar y lo aceptamos. Les mostramos unas fotos de nuestro viaje y les ofrecemos galletas, las aceptan. Pasamos una media hora tratando de comunicarnos, pero la vibra habla más que todos nosotros juntos. Es una vibra de bienvenida, curiosidad y alegría. Ellos tan sólo nos querían cuidar.

 
Después de tener este tipo de experiencias de manera muy frecuente nos es muy difícil creer que las personas son malas por naturaleza. Al contrario creemos que el mundo y sus habitantes quieren paz amor, es por eso que queremos compartir esto a través de nuestro blog y a través de nuestras platicas. Sobre todo en nuestro país México.

Al día de hoy hemos tenido la oportunidad de viajar a través de 25 distintos países en un lapso de 4 años. No es secreto decir que estamos enamorados con esta manera de viajar. Lo mejor, es que es para todos! Es por eso que este año 2016 Annika y yo vamos a emprender uno de los más importantes viajes de nuestras vidas. Vamos a viajar desde Tijuana hasta Cancún en bicicleta dando conferencias gratuitas sobre los temas de la empatía y el ciclo-viaje.

También vamos a dar talleres donde le expliquemos a las personas el equipo que les ayudará a viajar de esta manera y también alternativas que pueden hacer para que no tengan que gastar mucho dinero. Todo esto será complementado por una guía que vamos a sacar en la red, será gratuita para que todos la pueda descargar. La guía abordará los temas relevantes que te ayudarán a que tú puedas organizar, planear y realizar tu propio viaje en bicicleta.
Estén pendientes, la guía va a salir muy pronto. Mientras tanto visítanos en nuestro sitio web www.tastingtravels.com. Pueden contactarnos cuando quieran.

 
http://about.me/tastingtravels

Roberto (Mexicano) y Annika (Alemana) son 2 excelentes amigos míos que conocí en Guadalajara durante la universidad  que admiro por su dedicación y valentía al realizar esta gran aventura.

Decidieron recorrer el mundo en bicicleta comenzando por Alemania, bajando hacia Turquía cruzando Irán hacia Asia central cruzando las montañas nevadas para entrar a China, seguir su rumbo hacia el sureste asiático cruzando Tailandia, Malasia e Indonesia para después recorrer Australia, Nueva Zelanda, Hawaii y después recorrer desde Alaska hasta México donde se encuentran actualmente en Tijuana, la ciudad natal de Roberto siempre promoviendo la empatía a través del viaje y ahora lo harán mediante una serie de conferencias.

Su blog esta lleno de historias increíbles y excelentes fotos por lo qué los invito a seguirlos y leerlos.

Diego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s