La mujer y el hostel, la historia detrás del mito.

…¡Estas loca!   ….¡Yo jamás lo haría!  …¡¿Compartir baño?!  …¡¿No te da miedo?!  …¿No roncan? …¿Amaneces bien?  …¡¿Son incómodos?!

Esta y otras muchas preguntas me encuentro cuando le platico a las personas que en la mayoría de mis travesías viajeras me voy por la que a mi parecer y por propia experiencia es la mejor opción en hospedaje: HOSTEL o ALBERGUE. Muchos sabrán a qué me refiero, pero a los que no, el hostel es una opción más económica de hospedaje en el cual compartes cuarto y baño con varias personas.

Me considero una persona con ganas de siempre probar cosas nuevas, pero para ser 12043155_10153756759925530_2466237563850154254_nsincera, la primera vez que consideré la opción de hostel tenía miedo, miedo de estar sola con personas a las cuales no había visto jamás. Estas consideraciones son frutos de prejuicios y viejos conceptos que asocian al hostel con un edificio enorme, con manchas de humedad por todas partes y muchas literas en estado deplorable, además por ser mujer, es un tema un poco más complicado (tristemente). Pero dije, ¿Porque no? Y así reserve mi primera noche en aquel lugar lleno de misterio.

Quiero decirles que estaba completamente equivocada e inundada por cosas y pensamientos erróneos y sin fundamentos. Muchas veces nos dejamos llevar por lo que digan los demás acerca de algo que tu ni siquiera has intentado. Para conocer un país realmente hay que adentrarse en su cultura. Creo que hospedarte en hostel ayuda bastante. La mayoría de nosotras las mujeres siempre somos mas “precavidas” a la hora de adentrarnos solas en otras costumbres, tal vez por “miedo” a lo desconocido. Aunque es cierto que en muchas culturas hay un trato muy diferente a las mujeres y que si visitamos estos países tenemos que ser respetuosas, hay muchos mitos que muchas veces nos impiden el conocer un país.

12122936_10153146333392742_8417514080599239955_nEstar en un hostel en un viaje es sin duda para mí una de las experiencias más enriquecedoras, ¿Porque? Porque conoces un montón de gente de diferentes lugares, haces amigos, compartes experiencias viajeras, tienes la posibilidad de encontrar compañeros de viajes, conoces de otras culturas, un sinfín de cosas por mencionar que no terminaría jamás. Además saben que? Es super seguro!

Cuando empecé a viajar sola, tenía, al igual que ustedes, este “miedo” por los albergues, compartir cuartos con desconocidos y lo que es peor, a compartir un baño. Y les digo para que se relajen, eso es un mito! Existen muchas categorías de albergues, con opción de escoger si son mixtos o no, o con cuantas personas quieres compartir.

Mi manera de reservar hostel es en la mayoría de los casos por las siguientes páginas: www.hostelworld.com www.booking.comRecuerda que tienes opción de escoger el número de camas con las que compartes cuarto y si lo quieres mixto o de un sólo género. No olvides leer los comentarios de las personas que ya han estado en el albergue seleccionado, son MUY importantes, ahí te darás cuenta de las condiciones de este y de la cercanía con lugares de tu interés.

Eso de que algunos llegan tarde o roncan es verdad, lo cierto es que puede pasar, 12140619_10153776969865530_1842212776057354351_npero llegas siempre tan cansado que ya te da igual. La mayoría de los baños si son compartidos y básicos, yo te recomiendo llevar siempre un par de chanclas y ropa que sea fácil de poner en un cubículo de 2×2 que siempre, siempre termina mojado. Porque es cierto, si quieres un baño grande en un hostel, es mejor quedarte en un spa en tu ciudad. Otro pequeño tip es que busquen en su ciudad antes del viaje una toalla de baño “especial”. Aquellas que usan los nadadores profesionales y que es más delgada y pequeña que una normal, les costará un poco mas cara, pero vale la pena la inversión, ocupan poco espacio en la maleta (por lo regular vienen en una bolsita del tamaño de un calcetín) se secan rapidísimo y así te evitas pagar por toallas en algunos albergues que te cobran por la renta de estas. Los albergues cuentan en tu cuarto con lockers para tus cosas personales, (no olvides comprar candados antes del viaje) la verdad es que yo siempre solo dejo ahí lo realmente importante y un poco mas costoso, pero mi maleta con mi ropa, esa siempre siempre la dejo a un lado de mi cama y a veces sin candado. La mayoría de los recepcionistas de los albergues son súper amables y te ofrecen ayuda, no dudes de preguntarles algo al llegar a un lugar nuevo! Trata de mantener siempre una sonrisa. Y por favor, hay que ser respetuosos con los demás, respetar espacios y horarios.

12189991_10153810364840530_5665877900389737043_n

La verdad es que cuando viajas vas a conocer, así que trata de estar el menor tiempo en donde te alojas, no porque no te la pases bien ahí, si no porque hay que aprovechar al máximo los días. La mil veces comentada frase “no viajo sola por ser mujer” es simplemente una gran excusa, ya que existen las mismas inseguridades afuera que en tu ciudad.

Esta es mi experiencia como mujer con los albergues voladores! En conclusión: Un miedo mal infundado y una experiencia realmente enriquecedora. Anímate a probarla si no lo has hecho y no dudes en compartirla con nosotros.

Abrazos y a volar 🙂

ALMA JIMENEZ

Si te gusta lo que publicamos en nuestro blog puedes compartirlo y recuerda seguirnos en facebookinstagram y twitter.

Anuncios

Un pensamiento en “La mujer y el hostel, la historia detrás del mito.

  1. Pingback: Mis tips para viajar barato. | Quiero Volar - Comunidad Viajera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s