Vivir “del otro lado”

Supongo que, como muchos de ustedes, soy una viajera que vive en otro país que no es en el que nacieron.

Infinidad de veces he escuchado: “Jamás me iré de aquí”, “Yo nunca viviría en otro lugar”, “Iría de visita, pero nada más” y así podría mencionar miles de frases que en algún momento, incluso yo dije.

Para mí, vivir fuera de México, era inconcebible, algo que no haría y mucho menos para mudarme a Estados Unidos.20150928_191539

Y justo ahora, vivo en un lugar donde pensé que jamás me acostumbraría y en donde no me interesaba ni siquiera conocer.

No niego que siempre, siempre extraño mi México, si hay alguna recomendación que yo hago para viajar es México, sin duda alguna. Pero ahora, por diferentes situaciones, vivo en otro país, el cual, he aprendido a disfrutar y a conocer desde otra perspectiva.

¿Fácil? No, en lo absoluto. Te enfrentas a miles de situaciones y estilos de vida que tal vez no esperas. En este caso, también a otro idioma.

Durante poco más de un año, he aprendido diferentes cosas de este país, y aunque me falta muchísimo por conocer, también se ha creado ese “bicho viajero” por conocer en donde estoy.20150606_132753

Para ser sincera, conozco muy poco de acá. Pero cada vez que hablo con algún viajero, termino queriendo conocer alguna ciudad que por lo que me platican, es maravillosa.

He conocido personas excelentes (no hablemos de las personas no gratas). He creado amistades increíbles y sobretodo me he ido acoplando a un lugar que se ha convertido en mi casa.

Sé que tal vez muchos de ustedes se identifiquen con todo esto.

Es un hecho, como ya lo mencione, que no dejamos de recordar y extrañar el lugar que nos vio nacer. Pero también es un hecho que no debemos cerrarnos a las nuevas oportunidad que nos ofrece el estar “del otro lado”.

Habrá veces que la soledad te acompaña, que sientes que no tienes nada que hacer y simplemente deseas regresar, pero sin haberte dado la oportunidad de vivir ahí.

Habrá otras veces, por el contrario, que te encantará este nuevo lugar desde que llegas, que el hacer amigos se te facilita y simplemente no te quieres ir.

Habrá muchas situaciones y momentos que vivirás. Pero solo te recomiendo: DISFRUTA. No vale la pena amargarse un día de sol, simplemente porque “brilla menos” que en tu país.

20150516_091443Aprende la cultura. Si hay algo que me atrae de un lugar, es su cultura. Conocer sus raíces, su pasado, sus zonas mágicas. Aún cuando me negaba a aceptar en acá si hay cultura (no comparemos con ningún otro lugar). He ido aprendiendo que el rodeo es toda una tradición. Que el jazz de Nueva Orleans es fascinante. Que no hay mejor lugar para esquiar que Colorado. Que existen “mini pueblos” escondidos a donde me puedo ir un fin de semana si quiero estar sola, o simplemente alejarme de la ciudad por un rato. Que habremos miles de personas de diferentes lugares, con las que logramos conocer un poco del país de donde vienen. Que mudarse de un sitio a otro, acá es lo más común. Que salir a tomar una cerveza o ir al cine sola, no tan malo como creía.

Come. No te limites en probar o en no comer algo. De mi parte te digo, la comida Tex-mex, no es mi favorita. Pero el Cajun ¡Es muy bueno! Encontrarás muchísimos restaurantes de diferentes lugares, y llegarás a encontrar tu favorito, créeme. DSCN0645

Conoce. Aún cuando creas que no hay nada que conocer o que todo está muy lejos. Siempre hay alguna alternativa para escaparte un par de días de tu casa. Me atrevo a decir que los medios de transporte acá, no son tan complicados y te ofrecen variedad de opciones. Si tienes más de un par de días, investiga rutas que van de un lado a otro del país, en este caso, en Estados Unidos hay infinidad de recorridos en tren que te llevan en tan solo una semana a recorrer de costa a costa. Si estás en un lugar que no es tan grande, aprovecha es gran ventaja y conoce todos los alrededores. Te aseguro que te encantará.

2015-08-17-10-43-47_decoSal de vez en cuando. Salir a disfrutar de la vida nocturna en un lugar, no simplemente se limita a la fiesta con los amigos. Ir al teatro, al museo, a tomar una copa y tener una buena charla, nunca está de más. Una cena, un concierto, son buenas opciones que generalmente se ofrecen en muchos lugares.

Y desde mi punto de vista, lo más importante. Nunca olvides de donde eres. Por más que te adaptes al lugar en donde vives, recuerda tus raíces. Recuerda tu cultura, lo que te hace ser esa persona especial y sobretodo, no dejes de transmitir esa esencia que nos caracteriza.

No importa en donde te encuentres, siempre platica y “promueve” a tú país. Recuerda que tal vez un día regreses, y todo lo que platicaste, lo que transmitiste y lo que extrañaste, te estará esperando para decirte: “Tienes toda la razón sobre mí, te estaba esperando”.

Espero que en cualquier lugar en el que se encuentren, lo estén disfrutando al máximo.

Y tú, ¿vives del otro lado? ¡Comparte tu experiencia con nosotros!

¿Te gustó el articulo? Recuerda que puedes compartirlo y no olvides seguirnos en facebookinstagramtwitter.

¡Quiero Volar!

Alondra M.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s