Viajar tambien enamora

12572980_10153816131655499_8658360276058497759_n “Encuentra el amor de tu vida haciendo las cosas que amas… viaja”.  Una frase que leí incontables ocasiones, pero la idea de encontrar el amor viajando era algo que simplemente no encajaba conmigo. El amor y una chica libre es algo que no solemos conjugar muy bien, algo equivocado por el concepto de amor que usamos y encasillamos.  Obviamente hablo del amor de pareja.

Pensaba que el amor era algo que se buscaba y yo estaba muy ocupada viajando, trabajando, estudiando y haciendo mil cosas en las que no era prioridad enamorarme de alguien.  Pero la vida siempre se encarga de mostrarte lo equivocada que estás y te hace aprender de la mejor manera, callándote la boca.

Fue hace exactamente un año que surgió la oportunidad de viajar a Marruecos en compañía de mi madre y hermana, pero debido a que teníamos una parada previa en España, decidí tomarme unos días libres de la compañía familiar y aventurarme como me gusta: SOLA.

11080933_10153170485695499_3441180074073531369_nAsí que llegue a Madrid con la idea de visitar a los amigos y de ahí seguir mi camino hacia Cantabria, una región de la cual me habían contado cosas tan lindas que no podía dejar pasar la oportunidad de perderme entre sus montañas y playa.  Pero al llegar no sólo descubrí que efectivamente es un lugar hermoso, si no que mi corazón se volcó y se enamoró, se enamoró no como lo había hecho en otras ocasiones de los paisajes, de la comida y de los nuevos caminos descubiertos. Mi corazón se abrió a nuevas emociones, a nuevas concepciones del amor en pareja.

Fue haciendo lo que más amo: viajar, que encontré el verdadero amor. Ese amor donde se siente calma, donde no existe el nerviosismo ni la ansiedad; ese amor donde uno se siente libre, no sólo por fuera, sino también por dentro.

De esta manera también acepte el amor a distancia, otro NO rotundo para mi panorama de relaciones amorosas. ¿Cómo mantener vivo ese sentimiento si estamos a miles de kilómetros y todo un océano que nos separa? La verdad es que no es cosa fácil, pero es parte del madurar y comprender que el amor realmente es  bondad, confianza, ecuanimidad y libertad.

PicMonkey Collage

Además si lo vemos desde una alma viajera, es una oportunidad más de viajar y compartir lugares soñados. Se puede llegar a un arreglo dónde el punto de encuentro no tiene que ser precisamente el lugar de residencia de alguno de los dos. A mí me ha funcionado bastante bien, en definitiva no es algo económico pero es un ahorro que bien vale la pena, no sólo alimentas tu espíritu viajero sino que sustentarás la capacidad de dar alegría y felicidad a la persona que amas.

Con el tiempo uno se va abriendo a todas las posibilidades de amor que existen, se deja de imaginar el cómo será, no se busca,  simplemente se vive y en el  momento menos esperado te encuentra.   Ahora puedo asegurar que viajar no solamente te sorprende si no que también enamora.

12193469_484522105061632_2360347650028734426_nGINA SANTOSCOY.

Comunicóloga y fotógrafa de profesión, viajera por vocación.

¿Conoces alguna historia de amor viajera?

No dudes en compartírnosla y recuerda que puedes estar en contacto con nosotros a través de nuestras diferentes redes sociales facebookinstagram y twitter.

¡Feliz San Valentín!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s