Enseña a tus hijos a viajar

Enseña a tus hijos a viajar

Por Diego Carrillo

Ahora que soy “adulto”, agradezco a mis padres infinitamente, por haberme dado la oportunidad de descubrir desde pequeño, lo que es viajar. Y es que tal vez no eran ellos conscientes en su momento, pero me hicieron un gran regalo… Me abrieron los ojos al mundo.

Aiguestortes WM

Ahora a mis 30’s cada que puedo me escapo con mi mochila a disfrutar de la naturaleza y sus bellezas como aprendí de niño.

Y es que viajar nos abre un mundo de posibilidades increíbles, alimenta nuestra imaginación con paisajes y culturas diferentes, nos hace empáticos con los “extraños” de otras latitudes, y nos muestra más allá de los límites de nuestra realidad cotidiana.

Por azares del destino, mis padres vivían en ciudades separadas por 600kms por lo que a los 5 años tal vez había viajado en avión más de lo que una persona promedio viajaría en toda su vida, por lo que para mí se convirtió en algo cotidiano y no lo sabía entonces pero también una de mis pasiones. Pero para viajar no es obligatorio recorrer grandes distancias, ni volar, ni cruzar grandes territorios o mares, viajar es simplemente salir de lo ordinario.

Niños en La Llorona WM

Niños indígenas jugando en La llorona, una playa virgen de Michoacán, México  (2005)

Fuera de los ocasionales viajes a la playa con la familia, creo que donde descubrí mi pasión por los viajes fue en los campamentos que realizábamos en mi niñez (de los 6-10 años) por lo menos una vez al año. El contacto con la naturaleza, la aventura que significaba montar la tienda de campaña, dormir a la intemperie, encender una fogata y comer malvaviscos bajo el cielo estrellado, marcó mi vida. Entendí, sin saberlo que para viajar no son necesarios los “lujos”, ni las “comodidades”, sino contrariamente, realizar actividades fuera de lo cotidiano y salir de la zona de confort.

Teton CAIC

Grand Teton National Park en Wyoming, USA (Foto: Facebook CAIC)

Poco después, durante la secundaria y el bachillerato me integre al CAIC, el Club Alpino del Instituto de Ciencias, en Guadalajara, México. Ahí comencé a hacer viajes desde que tenía 11 años de manera muy económica, empecé a hacer excursiones a cerros y montañas a lo largo de México, después viajes más largos de 7, 15 y hasta 30 días durante los periodos vacacionales, donde viajamos en autobus y camionetas alrededor de 40 a 50 jóvenes, el mayor no tenía mas de 25 años y el promedio era entre 14 y 18. Eran experiencias únicas y enriquecedoras, llevábamos utensilios para cocinar y una de las bodegas del autobús llena de comida, nos organizaremos en grupos (Comunes) de 6 a 10 personas y preparabamos nuestros propios alimentos, había quien cocinaba, quien lavaba y nos rotabamos los roles. Había un Jefe de Excursión y algunos de los más experimentados hacían de choferes, de guías, Jefes de Común, etc., todos siempre trabajando bajo un mismo lema “Amigar, Arriesgar, Conquistar y Dar”.

Changuito cozumel WM

En algún lugar del sureste mexicano en uno de tantos viajes con amigos (1995) (Foto: Miguel Chavez)

 

De esta manera puede antes de cumplir los 18 años conocer 30 de los 32 estados de la República Méxicana, y gran parte de los Estados Unidos y Canadá. Pero más que nada esto fue posible sino por el apoyo de mis padres que confiaron en mí, me impulsaron a viajar, a ser tolerante con otras culturas, religiones, razas y me apoyaron para hacer lo que me gustaba.

Hoy como adulto se los agradezco infinitamente, con esos viajes me llenaron de herramientas para la vida, forjaron mi carácter como ser humano y me enseñaron a valerme por mí mismo, a tomar mis propias decisiones, a medir y asumir riesgos y sobretodo me ayudaron a vencer muchos miedos inculcados por nuestra sociedad actual.

Estoy convencido de que el viaje es y debe ser una parte fundamental de los niños, jóvenes. En este mundo globalizado los tabúes, los miedos y el encerrarnos en nuestra pequeña burbuja no hace mas que volvernos menos tolerantes e incomprensivos con las diferentes realidades de nuestro país, nuestro continente y nuestro mundo. La empatía es un valor que no se enseña en las escuelas, pero sí se puede adquirir en el camino de la vida, y viajar ayuda mucho.

Nevado de Colima 2011 WM

En la cima del nevado de Colima, México con una excursión del CAIC casi 20 años después de mi primera ascensión, en la fotos niños desde 11 años y uno de los primeros Caicos “Taras” con 60+ años. (2012)

No hay mejor escuela que la escuela de la vida, el cúmulo de experiencias, momentos, recuerdos, alegrías y tristezas, éxitos y los consecuentes fracasos que tuvimos en el camino. Viajar te permite vivir la vida, desde otros ojos y caminar en otros zapatos aunque sea por un momento, te permite observar y valorar las diferencias y similitudes con otras personas y culturas, te hace consciente de lo afortunado que eres por estar en este mundo y poder contemplar todas sus maravillas. No es extraño que ya en muchos programas educativos alrededor del mundo como en los países nórdicos o en francia, los intercambios a otros países sean obligatorios. Y no se trata meramente de un tema académico, sino de todo lo que aprendes como persona en el proceso de salir de tu zona de confort, de la comodidad de tu idioma y tus costumbres, de entender que el mundo va más allá de lo que tu conoces en tu burbuja.

Te invito a que enseñes a tus hijos a viajar, ya sea que los tengas ahora o algun dia en un futuro próximo. Dales la confianza para explorar el mundo y cometer sus propios errores, algun dia como yo lo hago ahora… te lo agradecerán.

Saludos Viajeros,

Diego Carrillo

P.D. El CAIC continúa en activo después de más de 50 años y sigue siendo una excelente manera de comenzar a viajar, descubrir la naturaleza, encontrarse a sí mismo y conocer grandes amigos.  Si te interesa puedes contactarlos en sus redes sociales.

¿Conoces otro grupo similar? ¿En tu ciudad o pais que nos puedes recomendar para brindar experiencias de viaja a los jovenes? Compartenos tus ideas e impresiones.

¿Te gustó el artículo? Recuerda que puedes compartirlo y no olvides seguirnos en facebook, instagram y twitter.

¡Quiero Volar!

Mexicano por nacimiento y ciudadano del mundo por elección, Diego actualmente vive en Barcelona, España. Apasionado de los viajes y las diferentes culturas, disfruta de fotografiar todo aquello de sucede a su alrededor mientras viaja. Sobretodo capturar aquellos momentos cotidianos de la vida en otras latitudes y que al ojo del viajero pueden parecer exóticas.

Su reto de vida: conocer, experimentar y disfrutar más países que los años de vida que tenga. Asi que espera vivir más de 200 para poder conocerlos todos.

Motto: “Vivo para viajar, Viajo para Vivir!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s