6 lecciones que aprendes al viajar.

Viajar versus la universidad: el eterno debate sigue sin un ganador definido. Enfrentada con alzas en los aranceles y un mercado laboral muy poco gratificante, muchos aspirantes a universitarios están desechando sus libros y sus apuntes, por guías y mochilas de viaje. Pero, ¿es acaso poner tu futuro en pausa por un año de viaje?

A pesar de que las dos opciones tienen sus pros, existen algunas cosas que simplemente no aprenderás de anotaciones en una atestada clase. ¿Peleas con la decisión entre viajar y la universidad? Ten en mente estas seis lecciones que te entrega el viaje y que nunca te dará la universidad.

Por Ryan O’Rourke, Editor y Fundador de Treksplorer.

1. Eres capaz de mucho más de lo que imaginabas.

995625_302213826625795_996783634779132557_n
Nadie lo puede negar. Viajar nos informa. Y no estoy hablando de los clichés como “viajar por Europa cambió mi vida”, más bien de la habilidad que el viaje tiene para producir un impacto tangible y duradero en tu vida.

Viajar puede convertir introvertidos en extrovertidos, dar confianza, y crear adictos a la adrenalina. Empuja tus límites tanto físicos como mentales, haciendo que te adaptes más rápido a situaciones desconocidas e incómodas. ¿Quieres ver de qué estás hecho? Viaja.

2. La gente es intrínsecamente buena.

1907780_302214463292398_719332193149058570_nIndependiente si vives en Nueva York, Dubai o Karachi, los seres humanos están impulsados por los mismos deseos. Nos importan nuestra familia y amigos. Buscamos proteger a quienes queremos. Luchamos por mejorar nuestras vidas día a día. Y más importante aún, buscamos a los demás.

Al no experimentar el mundo por nuestros propios medios, tendemos a perder eso de vista y nos guiamos por estereotipos baratos que influyen nuestro pensamiento. Viajar nos recuerda que estamos más unidos por las similitudes que separados por nuestras diferencias.

El bien es más fuerte – y prevalece más- que el mal. Sal y compruébalo tu mismo.

3. Eres sólo un grano de arena en el desierto.

10365748_302214823292362_502393638379222956_nTodas nuestras vidas nos dicen que somos especiales. Empezando por casa, continuando en los años escolares, e incluso en la universidad. Padres, profesores, amigos, y colegas todo lo que hacen es recordarnos lo importante que somos.

Puede ser doloroso al comienzo, pero viajar te sacará de ti mismo. Viajar te hace más humilde; hace que te des cuenta de lo realmente pequeño que eres en este enorme mundo.

Eres una ínfima parte de un infinito universo. Acéptalo: verás que no es tan malo.

4. Los estereotipos son ridículos.

10403271_302215149958996_9134123939090444555_nHollywood puede nublar inmensamente tu juicio. Si creyéramos todo lo que se nos muestra en las películas, pensaríamos que los rusos son villanos, que todos los estudiantes estadounidenses son alcohólicos, y que todos los australianos pasan su tiempo cazando cocodrilos y surfeando.

Afortunadamente, viajar despeja tu mente de (la mayoría) de esa basura. Viaja un poco y descubrirás que no todos los alemanes son serios, no todos los canadienses son excesivamente educados, y que no todos las mujeres suecas son supermodelos.

Bueno, quizás la última sea verdad.

5. El mundo no es un lugar peligroso.

10563092_302215339958977_2212396814488067248_nMira las noticias un momento: Reportajes de guerras civiles, conflictos armados o ataques terroristas nunca están tan lejos. Es indudable que anunciar planes de viaje a lugares como Turquía, Israel o Indonesia puede producir ataques de pánico en los seres queridos. (Lo digo por experiencia propia.)

Las noticias negativas venden, y sin salir de tu patio, es fácil asumir que el caos reina apenas pones un pie en el borde de tu país. Nunca escuchamos esas noticias locales, bonitas y cálidas del mundo, pero están ahí. Solo necesitas encontrarlas.

6. Una persona puede hacer la diferencia.

10599682_302215753292269_4174477007640028223_nGrandes gestos obtienen toda la atención. Con filántropos dando millones y millones a caridad, es difícil ver como una persona normal puede hacer un cambio positivo.

Viajar te muestra el otro lado de la moneda: cómo pequeños gestos pueden crear algo realmente significativo. Verás que no necesitas salvar a un pueblo completo o resolver todos los problemas del mundo para marcar vidas. Sé la diferencia una persona a la vez. Incluso lo pequeño puede llegar a ser enorme.

Anuncios

2 pensamientos en “6 lecciones que aprendes al viajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s