Acentos.

México, Guatemala, Honduras, Argentina, Colombia, Venezuela, Uruguay, España, Londres, India, China, Rusia…

Una infinidad de idiomas, una infinidad de acentos.

¿De dónde es tu acento?

Es una pregunta que escucho a diario, y cuando digo a diario, es literal. Es algo a lo que de cierta manera ya me estoy acostumbrando, pero para ser sincera, todavía me causa un poco de “ruido” esa pregunta.

Y es que, cuando vives o visitas otro país, los lugareños tienden a desconocer el tono con el que hablas y sobretodo, es algo que llama mucho la atención.

DSCN0635

Como viajeros, siempre nos topamos con diferentes tonos de voz, aún viajando en un mismo país. Generalmente, las personas que viven al norte no hablan igual que los que viven al sur o al centro del mismo país.

Me encantan las caras de los lugareños al tratar de adivinar de que país visitas o donde vives. O, ¿Qué tal cuando te hacen hablar para tratar de identificar tu nacionalidad? Seguro les ha pasado.

Me gusta cuando te encuentras a alguien con quien puedes platicar y te hace referencia a tu acento y a como dices tal o cual palabra, haciéndote sentir de manera única y muy “inspiradora”.

Y no lo veo mal en lo absoluto, mi voz grave con un acento fortísimo en inglés, es algo que llama mucho la atención para las personas con las que logro entablar una conversación. Pero a su vez algo que, en ciertas ocasiones, me causa uno que otro mal entendido.

Lo cierto es, que cuando visitamos otro país y/o hablamos otro idioma, es notorio nuestro acento.

Lo que me desconcierta mucho, es que a pesar de recibir, la mayoría de las veces, comentarios buenos o agradables sobre mi acento, también ha sido causa de discriminación.

Si, así como lo han leído. Me da mucha rabia ver la cara de algunas personas cuando me preguntan mi nacionalidad y al decir: “México” rolan los ojos y hacen una mueca como insinuando: “Ah! de México”.

¿Qué esperaban?

20160416_144650Desde mi punto de vista, cuando preguntas a alguna persona su nacionalidad, te expones a una respuesta de la cual será uno en un millón. Estamos hablando del mundo, de ese lugar que nos gusta conocer y descubrir y que además cuenta con miles y millones de lugares, ciudades y países, en los que cada persona es diferente.

Los viajeros estamos siempre expuestos a este tipo de situaciones, que ciertamente, no nos deben molestar o frustrar como para no seguir nuestro camino. Al contrario, debe enorgullecernos que tenemos la habilidad de poder comunicarnos en más de un idioma y además en un lugar que, la mayoría de las veces, no nos es muy familiar.

En español reconocemos los diferentes “tonitos” con los que hablamos, y me parece tan divertido poder comunicarme con mis amigos de Colombia o Argentina, o de vez en cuando tener una interpretación diferente de las cosas cuando en México se le conoce con un nombre y en Perú de otro.

Y, ¿No les ha pasado que dicen una palabra totalmente común para ustedes y que en el país que están es algo totalmente diferente? Esa “situación  incómoda”, en la que tú querías referirte a un artículo como comúnmente lo llamas y resulta que para las personas con las que estás es algo totalmente inapropiado, causando un muy buen rato de risas o sorpresa.

Sea cual sea tu acento, tu español u otro idioma que hables, considero de suma importancia el respeto hacia la persona con la que te estás comunicando, créeme, nos nada fácil hacer que te entiendan, llenarte de nervios, hacer todo un enrollo de palabras y al final lograr tu objetivo. Conlleva mucho esfuerzo, y sobretodo mental jaja, el poder realizar una comunicación en la cual ambas partes estén en el entendido.

Comparte tu idioma, tus modismos o palabras poco comunes que puedan ser de utilidad para los demás, hay que tener en cuenta que si jugamos una mala broma de palabras, nos arriesgamos a que nos suceda lo mismo y llegar a tener un momento poco agradable.

Así que si en este momento te encuentras en un lugar, estado, país que no es tu lugar de origen, no dudes que en más de alguna ocasión escucharás la misma pregunta:

¿De donde es tu acento?

¡Siéntete orgulloso y comparte tus raíces! Es algo muy tuyo que, al compartirlo nos da la oportunidad de conocer a más personas.

Y a ti, ¿Te ha pasado?

¿Te gustó el articulo? Recuerda que puedes compartirlo y no olvides seguirnos en facebookinstagramtwitter.

¡Quiero Volar!

Alondra M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s