El precio a pagar por María Reigosa

Últimamente leo muchos artículos sobre lo maravilloso que es agarrar las maletas e irte por el mundo, tan lejos como puedas. Una lista de 10 cosas que ganas al viajar o cómo viajar gastando poco. Todas ellas muy ciertas y a la vez ocultando la otra cara de la moneda. No es por ponernos dramáticos, pero hay algo que ocurre a partir del día en el que sales de casa con tu mochila (o maletas) de lo que muy pocos hablan.

Dibujo

Cuando te vas de viaje por mucho tiempo, con recursos justos, y sobre todo si te vas a otro continente, las probabilidades de que vuelvas a casa cada 3, 6 o incluso 12 meses son bastante improbables. Todo lo maravilloso que sucede en ese tiempo te crece, te crece como persona y como viajero. Pero déjenme hablarles de el precio a pagar por todo lo maravilloso de estar a muchos, muchísimos kms de distancia de tus seres queridos.

En estos ya casi 4 años de vida ‘abroad’ he aprendido que cada año que pasa, crecen las posibilidades de que no vuelvas a ver a alguna gente. La sensación es bastante extraña, vuelves a casa y todo parece normal;  los que se han ido en el intervalo de tiempo en el que yo estaba muy lejos y el ahora, parece como que se hayan ido a unas vacaciones muy largas de las cuales no van a regresar. Pero eso es lo que uno se cree en su cabeza, porque obviamente la realidad es otra, pero tu como no has vivido nada del drama del decir adios a los seres queridos, pues parece que no ha pasado. Y esto señores es duro de cojones caray.

2

El otro precio a pagar es el de ver crecer a todo el mundo, y eso no debería ser algo negativo, pero lo es cuando te vas perdiendo todas esas etapas tan bonitas… La del sobrino, de aquel primo que nació hace unos meses, los cambios en tus padres, los logros de tus amigos, o incluso perderse el embarazo de tu hermana. Cosa tan simples y tan cruciales.

Decidir irse de tu zona de confort para agarrar las maletas y echarse al mundo siempre lo he considerado un acto de valentía increíble. Pero fue cuando entendí el precio a pagar de este viaje tan bonito que elegimos por vida con una maleta en la mano, que me di cuenta de que lo nuestro era más un acto heroico.

¿Te gustó el articulo? Recuerda que puedes compartirlo y no olvides seguirnos en facebookinstagramtwitter.

Maria Reigosa, maestra de Educación Infantil, realizando un master en investigación educativa en California.

Anuncios

2 pensamientos en “El precio a pagar por María Reigosa

  1. Ayer perdí a mi perro. Estando a 14.000 km.
    Fué cuando comprendí que no ha merecido la pena dejar todo lo que amas por dinero. Porque es así, irte por vida laboral es solo cambiarlo todo por dinero.
    Y ya tengo decidido la fecha para volver.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s